Orange abre el pago a plazos a clientes de prepago de otros operadores

orange

El pago a plazos de smartphones, suele ofrecerse por los operadores solo a aquellos clientes de contrato que provengan de otras compañías, haciendo que lo mismo no sea posible a las altas de nuevos números o clientes que lleguen a su compañía procedentes de prepago. Sin embargo, Orange quiere cubrir esa «necesidad» y ofrecer a estos clientes un pago a plazos (aunque con limitaciones) de sus terminales.

En el pasado mes de marzo, la compañía naranja comenzó a ofrecer a los clientes de sus tarifas Delfín 12 y 35, la posibilidad de adquirir un smartphone de un catálogo a cambio de un pago inicial y una cuota mensual durante 24 o 18 meses. Orange decidió limitar el acceso a esta opción a aquellos usuarios que llevaran a cabo una portabilidad desde contraato de otro operador o para aquellos clientes que, con tarifa Delfín 12, decidiesen contratar ADSL. Ahora, han decidido ampliar la oferta a aquellos clientes de prepago a cambio de seis euros de cuota mensual como máximo.

A cambio de diferentes pagos iniciales y por hasta seis euros al mes, se ofrecen dispositivos como Sony Xperia U, BlackBerry 9320, LG Optimus L3 y L5, Samsung Galaxy Mini 2, entre otros.

Además de lo referente al nuevo pago a plazos de Orange para clientes de prepago, cabe destacar otra noticia procedente de la operadora naranja, y es que aquellos usuarios que decidan adquirir un smartphone considerado de gama alta, verán como su permanencia tanto en tarifa como operador será de 24 meses, frente a los 24 actuales para operador y 18 en tarifa.

De esta forma, volvemos a ver como las compañías deciden adoptar contratos de permanencia que, al menos en mi opinión, son excesivos, ya que si hace algunos años ya parecía demasiado estar ligado durante 18 meses, ahora vemos como tanto las permanencias de operadores como de tarifas se encuentran en 24 meses. Afortunadamente, existen opciones que nos permiten tener una tarifa a nuestra medida, con un buen servicio y sin permanencia, como es el caso de las OMV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *