Aumenta en un 25% la velocidad de internet en el mundo,y España sigue en las últimas posiciones europeas.

Akamai ha dado a conocer mediante un nuevo informe, el estado de internet correspondiente al primer cuatrimestre de 2012, en los que se puede apreciar la mejoría en las conexiones de los diferentes países alrededor de todo el mundo.

Un dato sí ha quedado claro, y es que la velocidad media global de conexión a internet ha mejorado un 25% respecto a los mismos datos del año pasado, siendo un 14% mejor que el último cuatrimestre del año 2011. El “Top Ten” de países con más velocidad de acceso a la red se encuentra formada por Corea del Sur, Japón, Hong Kong, Holanda, Letonia, Suiza, Irlanda, República Checa, Bélgica y Finlandia, en ese orden.

España se encuentra muy lejos de ese ranking de cabeza, ya que está situada en la trigésimo segunda posición, con 4,6 Mbps, viéndose superada por Polonia, Emiratos Árabes, Francia…, y superando a su vez a Italia, Turquía e Israel, entre otros.

Si para el mismo se tuviese en cuenta la velocidad de pico, España ascendería hasta la posición número 20, alcanzando los 24 Mbps.

Cabe destacar que solamente el 4,2% de las conexiones españolas se encuentran por encima de los 10 Mbps, que se convierte en un aumento de 181% respecto al año anterior, aunque no es lo suficiente  para conseguir rivalizar con  los “mejores países” en esta clasificación, como Holanda, que cuenta con un 24%, Suiza que tiene 19% y Bélgica con 18%.

Con este informe nos encontramos con una ligera mejoría, que comparándola con otros muchos países puede resultar que aún se encuentra muy alejada, pero el gran impulso que se prevé durante los próximos años en todo el territorio español, sobretodo con la llegada y extensión de la fibra óptica ultrarrápida hará, con toda seguridad, que estos datos puedan mejorar considerablemente.

Si bien es cierto, es que hay países muy alejados en cifras, sobretodo en algunos países asiáticos, pero es normal teniendo en cuenta que llevan ya varios años apostando con fuerza en estos aspectos, algo que comienza a hacerse en España. Esperemos que dentro de algunos años podamos situarnos más arriba en estas clasificaciones, o al menos que podamos disfrutar de altas velocidades en toda o casi toda la totalidad de hogares de nuestro país.