Hasta 2 años de prisión por descargar y 10 por subir contenidos ilegales, en Japón

Japón ha puesto en marcha su nueva ley antipiratería, la cual lleva preparándose desde hace meses y que ya ha entrado en vigor siendo un de las más restrictivas del mundo, ya que sus sanciones por descargar contenidos sin la autorización de su autor hará que el usuario pueda ser sancionado con hasta dos años de cárcel o una multa de 20.000 euros.

Aquellos que suban a la red estos archivos sin la autorización expresa del autor de una obra podrá ser condenado hasta un máximo de 10 años de prisión y una multa de aproximadamente 100.000 euros.

Sin embargo la ley no dice nada al respecto de la identificación del usuario en redes de común acceso ni las relacionadas con las trampas que las gestoras de contenidos les ponen a los internautas, ya que para saber quien descarga una canción en redes de P2P tendrán que formar parte de un grupo que comparta contenidos, infringiendo ellos mismos la ley.

Hace unas semanas el propio Gobierno de Japón  introdujo archivos falsos en las redes de P2P, Winny y Share, lo cual calificaron como un experimento en el que sustituyeron series de televisión por archivos con una advertencia al usuario de que ese archivo es ilegal.

Estas medidas adoptadas por gobierno, concretamente las sanciones, a mi parecer son demasiado excesivas, por descargar una película o una canción, ya que podemos apreciar como en el día a día ocurren cosas mucho peores tanto a nivel de sucesos como en economía, y que no tienen sanciones similares.

Esperemos que en España no se llegue nunca a este extremo, ya que es, a mi juicio, totalmente desorbitado para el perjuicio que puede hacer a una gran empresa, ya que sus pérdidas son mínimas y las sanciones millonarias.

La SGAE cree que aumentarán las descargas ilegales por la subida del IVA

Debido a la subida del IVA al 21% en España que entrará en vigor en Septiembre, y con el cual los espectáculos culturales pasarán del tipo reducido del 8% al General, la SGAE prevé que las descargas ilegales de las películas se dispararán, ya que las entradas se encarecerán para este tipo de contenidos.

Según el presidente de la SGAE, Antón Reixa, esta subida puede producir un colapso en la industria ya que aumentará la piratería de contenidos, algo que sigue creciendo desde 2008.

Según ha desvelado la entidad, la venta de discos sigue bajando de forma radical, con un descenso en los últimos cuatro años del 41,6 por ciento, al igual que ocurre con las películas, que han descendido sus ventas en un 58,5% desde 2008. Por su parte el cine ha perdido aproximadamente 2,9 millones de espectadores durante el último año.

Para dar carpetazo a esta crisis que azota al sector, la Sociedad General de Autores Españoles cree que se debe internacional el sector, y que exista más implicación por parte de las empresas privadas, y aunque parezca  “raro”, no se plantean un futuro de este tipo de contenidos basado en la red, ya sea en streaming o como descargas de contenidos.

Este es un tema ya tratado muy tratado, ya que las descargas ilegales son preferidas sobretodo pos los precios a los que se encuentran estos contenidos, tales como películas o música, que en ocasiones son demasiado caros para lo que nos ofrecen.

El IVA subirá aproximadamente 1 euro, las ya por si caras, entradas de cine, así como todos sus productos, como palomitas o refrescos, algo que hará que la gente se piense más el ir o no al cine, cuando va a poder bajarse de internet de forma gratuita o pagando una módica cantidad en los portales especializados que están en auge, películas de sus gustos a precios mucho más económicos.

¿Cuál es la solución?, pues personalmente pienso que deberían pensarse seriamente una reducción de los precios tanto en las entradas de cine y eventos culturales, como a la hora de adquirir discos musicales, ya que en los tiempos que corren, los precios a los que se encuentran son demasiado elevados para lo que ofrecen. Para solucionarlo, y dar un impulso a las nuevas tecnologías, deberían apostar por ofrecer esos contenidos en descargas (incluidas las películas que son estrenos), a precios más económicos, u ofrecer algún tipo de bono o promoción que nos permite disfrutar de música o películas con precio más asequible.