Me han cambiado de operador sin mi consentimiento

Me han dado de alta con un operador sin mi consentimiento (slamming) ¿Qué puedo hacer? El Slamming es un término anglosajón que se emplea para describir el cambio de compañía de telecomunicaciones sin la autorización del cliente, utilizando técnicas fraudulentas. Dada la agilidad y dinámica del mercado de las telecomunicaciones, sobre todo el gran número de contrataciones para el acceso a internet, y teniendo en cuenta que el operador dominante (Telefónica) debe permitir el acceso a su red por los demás operadores, se están produciendo casos (intencionados o por error) en que un usuario se encuentra con que su línea ha sido “traspasada” a otro operador sin el consentimiento del titular.El usuario descubre que ha sido víctima del slamming a través de diversas vías:

  • Deja de recibir el servicio con su operador actual (por ejemplo, se queda sin conexión internet). Al llamar a su operador, éste les informa que ya no es su cliente, debido a que la línea ha sido traspasada a otro operador.
  • Su operador original se comunica con ellos para hacer una contraoferta (el operador ha entendido que el usuario se ha pasado a otro operador e intenta “recuperarle”)
  • Descubre que ha sido víctima del slamming al recibir una factura de un operador desconocido.En muchos casos los usuarios, cuando perciben que se ha producido el slamming recuerdan que previamente recibieron algún tipo de oferta, a través de una llamada telefónica o por correo electrónico.

A continuación le ofrecemos unos consejos útiles para evitar el slamming:

  • Si recibe información a través del correo electrónico, asegúrese de leer con cuidado toda la información antes de devolver la autorización aceptando la oferta. Asegúrese de entender claramente las tarifas, términos y condiciones establecidas en la oferta de servicios.
  • Revise su factura telefónica cuidadosamente. Si ve el nombre de una compañía nueva, llame inmediatamente a su operador y solicite información.
  • Cuando no se desee contratar una oferta, debe dejarlo bien claro. Diga NO. En ocasiones, una mera receptividad a la información ofrecida puede ser “interpretada” por el operador como un consentimiento.
  • Si no se desea contratar un servicio,no deben comunicarse al operador los datos personales en caso de ser solicitados, ni mucho menos el número de cuenta bancaria. De nuevo, el hecho de comunicarlos puede ser interpretado como una contratación o pueden servir de base al operador para solicitar a Telefónica el cambio de titularidad de la línea
  • Se han producido algunos casos en que alguien, haciéndose pasar como representante de su operador actual, trata de engañar al usuario preguntando si está interesado en un nuevo plan de llamadas. Un ‘SÍ’ por su parte puede ser grabado y usado como prueba de que usted aceptó el cambio. Antes de tomar una decisión, contacte con su compañía de teléfono y verifique si la llamada es legítima.

En caso de que se compruebe por el abonado que el slamming ya se ha producido, debe reclamarse. Una de las vías es dirigirse por escrito a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información. En caso de que se compruebe la irregularidad de la contratación, podrá decretarse la anulación de las facturas indebidamente emitidas o cobradas, o la anulación de cuotas de alta o baja. El procedimiento y documentación necesaria para presentar una reclamación figuran aquí.
Via

¿que es el slamming?

slamming.gif«Slamming» es un término anglosajón que se emplea para describir el cambio de compañía de teléfono sin la autorización del cliente. Es una practica que en EEUU esta seriamente perseguida por la Federal Communications Comission, FCC, entidad reguladora de las telecomunicaciones y las asociaciones de consumidores norteamericanos.

Por si no lo sabías, hay muchos comerciales sin escrúpulos que se dedican a realizar llamadas a diestro y siniestro, ofreciendo ofertas sobre conexiones adsl muy tentadoras. Tened mucho cuidado con estas llamadas telefónicas, y nunca facilitéis ningún dato personal, pues si no dejáis bien claro que no os interesa, pueden perfectamente daros de baja de vuestro proveedor actual y secuestraros la linea.

Es conveniente, frente a esta practica tomar unas precauciones, por ejemplo si llaman desde un numero privado, directamente o no les atendáis, o al menos pedirle a la persona que se identifique con nombre y apellidos y con un numero de teléfono de contacto, si no accede, directamente no le atendáis.

Consejos:
Continuar leyendo «¿que es el slamming?»

ADSL-Telefónica denuncia a sus rivales por robar clientes de ADSL

telefonicaTelefónica no está dispuesta a que el traspaso irregular de clientes de ADSL se le vaya de las manos, como sucedió con el robo de usuarios de telefonía fija, así que ha decidido pasar al ataque. La operadora no sólo ha denunciado a Jazztel ante la CMT, sino que también ha encausado a France Télécom y Ono.
Tres de los cuatro principales competidores de Telefónica en el mercado de ADSL están en la lista. Y es que Telefónica no quiere que el slamming en banda ancha, el presunto robo sin consentimiento de clientes, siga creciendo y termine como el de telefonía fija, donde decenas de denuncias se agolpan en la Fiscalía, en diversas audiencias provinciales y en juzgados porque los casos se cuentan por miles. Continuar leyendo «ADSL-Telefónica denuncia a sus rivales por robar clientes de ADSL»

ADSL-Las 'telecos' piden cambios en la normativa para dar más calidad al ADSL

No es común encontrar unanimidad en telecomunicaciones, pero en este caso la hay. Telefónica y sus rivales se han unido para pedir al regulador cambios en la normativa que permitan mejorar la calidad del ADSL. Claro que ahí se rompe el consenso, porque las peticiones entre una y otras difieren sustancialmente.
 Hace ya tres meses y medio del informe del Gobierno sobre la calidad del ADSL y de sus duras conclusiones, con una cifra infinitamente superior de reclamaciones por compañía en Internet que en los de telefonía fija o móvil. Wanadoo, Ya.com y Jazztel encabezaban el ranking de quejas de los usuarios, pero casi ninguna de ellas reconoció como fallo propio las conclusiones del estudio gubernamental.Todas apelaron a deficiencias en la regulación y al comportamiento no siempre correcto de Telefónica. El ex monopolio, mientras tanto, también ha cuestionado la normativa, puesto que considera que deja poco margen para luchar contra prácticas irregulares como el slamming o traspaso de clientes de ADSL de un operador a otro sin consentimiento ni conocimiento.

Con este escenario, el sector esperaba con ansiedad un cambio en la normativa que regula el ADSL -la OBA, u oferta de bucle de abonado- y la noticia de que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) se apuraba a modificarla se acogió con esperanza. Pero pronto ha venido la sorpresa. La propuesta de cambio que se ha pasado a consulta entre las operadoras no incluye ninguna de las variaciones que las compañías consideran vitales para mejorar la situación, según aseguran fuentes de varias empresas que han tenido acceso al documento.

Aluvión de alegaciones 

La respuesta no se ha hecho esperar. El periodo de alegaciones ha sido intenso y en una misma dirección. Por una vez, Telefónica y sus rivales se han unido con un objetivo: convencer a la CMT de la necesidad de cambiar la normativa para impedir que el ADSL vuelva a liderar este año el ranking de reclamaciones.

La unidad, sin embargo, se limita a la petición. El contenido de los deseos de cambio varía diametralmente entre Telefónica y sus oponentes.

La líder del sector considera prioritaria la reforma del proceso para el cambio de clientes entre operadoras. La última OBA modificó los requisitos y, según fuentes de la compañía, ‘dejó a los usuarios algo desamparados’. Este desamparo se tradujo en una mayor facilidad para el slamming, cuyas cifras se han disparado en los últimos meses porque con la actual regulación Telefónica no puede contactar con el cliente ni comprobar sus datos para verificar si la solicitud de cambio de operador es verídica.

Con el objetivo de dar una respuesta mejor a las peticiones de los rivales de situar sus equipos y actuar desde las centrales del ex monopolio, según asegura Telefónica, también ha solicitado que los planes de ubicación se comuniquen con antelación. A la vez, pide que se vigile si realmente las operadoras están ocupando el espacio que han pedido, porque se dan casos en que alguna telefónica se queda sin sitio puesto que otra está en él, lo utilice realmente para dar desde allí ADSL a clientes o no.

Lo que no ha pedido Telefónica son cambios en los plazos en los que debe responder a las peticiones de espacio y servicios de sus rivales, aunque asegura que están entre los más cortos de Europa.

Por supuesto, sus competidores no están de acuerdo. Ya sea a través de su patronal, Astel, como de forma individual, la mayoría ha pedido que se acorten no sólo los plazos, sino también los precios que cobra Telefónica. La meta es dar respuesta antes a las peticiones de los clientes y evitarles retrasos.

Pero las rivales van más allá. Jazztel, por ejemplo, ha solicitado la contratación de un servicio Premium que pueda garantizar la resolución de problemas de los clientes en un plazo inferior acordado con Telefónica. En caso de incumplimiento, sería el ex monopolio el que abone penalizaciones.

Una última reclamación es que, sea cual sea la norma, se vigile y se fuerce a Telefónica a cumplirla.

El regulador deshoja, con calma, la margarita 

La pelota está en el campo de la CMT, pero no acaba de ser golpeada. Estaba previsto que la nueva OBA estuviera ya vigente y todavía le quedan al menos dos semanas, según fuentes conocedoras del proceso.

Y es que el regulador está intentando hacer una norma lo más acertada posible, presionado tanto por los operadores como por la Comisión Europea. El problema es que el cambio ha coincidido con la regulación que se está haciendo de los diferentes mercados en los que se dividen las telecomunicaciones y alguno de ellos afecta directamente a la OBA. Por ello, la CMT debe ahora adecuar las reglas a las recomendaciones que han venido de Bruselas. También debe valorar si las quejas y las peticiones de cambios de los operadores son reales o una excusa para sus fallos de calidad.

Articulo publicado en: http://www.cincodias.com