¿Hasta que punto es importante una buena conexión a internet?

Fuente: Free-Photos/Pixabay

Mucha gente se pregunta si es realmente necesario, para el día a día, tener una buena conexión a internet. Con buena conexión a internet nos referimos a una conexión de alta velocidad, una conexión de calidad que no se caiga y que permita navegar por internet sin sobresaltos. Es decir, una conexión a internet que no se note, que es lo mejor que se puede decir de una conexión.

  • ¿Qué se considera alta velocidad?
  • ¿Cuánta velocidad es necesaria?
  • ¿Fibra o ADSL?
  • ¿Cómo ajustar el precio con las necesidades?

¿Qué se considera alta velocidad?

Esto es bastante relativo. El problema es que no hay un estándar que indique qué es considerado alta velocidad. ¿Por qué? Porque las necesidades cambian cada cierto tiempo. Es decir, hasta hace 5 años no se veía apenas contenido en streaming y, por tanto, no era necesario llegar a las velocidades que se llegan hoy en día. Así, una conexión que hoy se considera deficiente era suficiente para la gran mayoría de usuarios y, por tanto, era considerado alta velocidad.

El problema para las conexiones a internet, o para su relación con la velocidad, es que cada vez se necesita tener más ancho de banda, más capacidad. Ahora la mayoría de los usuarios consume contenido por internet, a través del navegador o mediante apps.

Y no solo se habla de series o películas, sino también de juegos que necesitan de una buena conexión para que sean disfrutables al 100%. Así, tanto los jugadores de PlayStation o Xbox como los que juegan a través del ordenador necesitan que su velocidad sea alta, y cada vez más.

Pero no hay que olvidarse de los usuarios de móviles y tablets. Las apps también necesitan en muchas ocasiones una buena conexión para funcionar correctamente, sobre todo aquellas destinadas al ocio. Entre las apps de carácter lúdico se encuentra la de 888Casino, en la que para jugar bien a las tragaperras o al Blackjack es necesario que la red, ya sean datos o WiFi, sea estable y suficientemente rápida. No hay que olvidar que la gente se apuesta dinero en estos juegos y, por tanto, es necesario que todo fluya correctamente.

 

¿Cuánta velocidad es necesaria?

Pues esto también depende del uso que se le de, la verdad. Si su función no pasa de usar ciertas apps, ver redes sociales y leer prensa, no es necesario que se tenga una conexión a internet veloz.

Si por el contrario se consume mucho contenido en streaming y se suele jugar de manera online, sí es aconsejable contratar una línea de alta velocidad, con el fin de que sea cómodo tanto ver películas o series como jugar sin cortes a cualquier juego.

Eso sí, si nos ponemos precisos hay que decir que Netflix, por ejemplo, afirma que para disfrutar de su contenido es necesario únicamente una conexión de banda ancha de 0,5 megabits por segundo (Mbps), aunque lo recomendable es una de 1,5 Mbps.

Bueno, es cierto que esto es para poder consumir contenido, aunque con varios problemas y quizá paros durante el visionado. Por eso, para una sesión de contenido en calidad SD Netflix recomienda una conexión de 3Mbps, para una en HD una conexión de 5Mbps y para hacerlo en calidad Ultra HD recomienda una conexión mínima de 25 Mbps.

¿Fibra o ADSL?

¿Cuál es la diferencia? Pues hay varias, aunque la primera y principal es que el ADSL está hecho de hilos de cobre que mandan señales eléctricas y la Fibra son hilos de plástico o vidrio que mandan señales de luz.

Esta diferencia física hace que la Fibra no sufra interferencias debido a los cambios de tensión o de temperatura, como sì lo hace el ADSL y, por tanto, con la Fibra siempre llega la velocidad contratada.

Además, hay que decir que la Fibra permite contratar una mayor velocidad de internet, al ser de mejor calidad que el ADSL y que no depende de la distancia que haya de la casa a la central telefónica.

Por todo ello, se puede decir que la Fibra ofrece mucha mayor calidad en todos los sentidos, aunque es cierto que aún no llega a todos los hogares de España. El ADSL está en todos los sitios, la Fibra óptica no.

¿Cómo ajustar el precio con las necesidades?

Fuente: VanDulti/Pixabay

Esta parte es básica. Es decir, hay que hacer un análisis de cómo se va a usar internet en casa para saber exactamente qué es lo necesario y no pagar de más porque sí.

Asimismo, es totalmente necesario saber desde qué dispositivos se va a consumir el contenido o se va a jugar o incluso a trabajar. ¿Por qué? Porque es poco coherente, por ejemplo, contratar una conexión de alta velocidad para usar en dispositivos antiguos o de baja calidad que no permitan ver la diferencia entre tener contratados 50 Mbps o 200Mbps.

Teniendo en cuenta todo esto, se puede elegir de forma realmente analítica la velocidad que se quiere. ¿Es importante tener una buena conexión? Evidentemente sí, pero depende del precio a pagar por ella y del uso que se le dé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *