Inversión pública en fibra óptica

EEUU prepara la extensión de la banda ancha por todo el país. A este lado del Atlántico también hay movimientos, aunque en otra dirección. La comisaria europea Neelie Kroes ha lanzado una consulta pública para marcar las pautas que han de guiar las ayudas de los gobiernos a la banda ancha.

El documento, de 20 páginas, se puede resumir en una frase: “Ayudas públicas sí… si no desalientan la inversión privada”. Teniendo en cuenta que, según los datos del Ministerio de Industria, en España el 99% de la población ya tiene acceso a la banda ancha (aclaramos que para estadísticas oficiales comunitarias, la banda ancha es a partir de 144 kbps), nos vamos a centrar en las ayudas públicas a la extensión de redes de nueva generación (NGA).

Para redes de fibra, la Comisión ha seguido el mismo modelo que para las ayudas a la red de cobre: canalizar la inversión pública a zonas rurales o poco atractivas para los operadores privados y descartar la intervención del gobierno donde ya haya competencia. La Comisión Europea propone en su consulta pública dividir el territorio en varias zonas:

■“Black areas”: allí donde ya hay más de 1 red de nueva generación. En estas áreas no debería haber inversión pública porque se supone que ya existen los incentivos suficientes para que acudan los inversores privados.
■“White areas”: zonas donde ni hay redes de nueva generación ni se prevén en un plazo de 5 años. En estos casos, las administraciones públicas pueden invertir o facilitar ayuda financiera a los operadores privados. Pero si ya existe una red de banda ancha tradicional, los gobiernos deben demostrar que los servicios que se dan sobre esa red no son suficientes para negocios y ciudadanos y que no existen otros métodos de ayuda menos intrusivos.
■“Grey areas”: allí donde hay una única red NGA o se prevé que exista en el plazo de 5 años. Aquí, para que la inversión pública no desincentive la privada, la Comisión Europea propone que se justifique mucho más la necesidad.
Si finalmente un gobierno se lanza a desplegar una red de fibra, la Comisión Europea recomenienda que escoga una arquitectura punto a punto, de múltiples fibras o un tipo de red que permita ser desagregada, además de ser “open access”.

Ampliar noticia: http://blogcmt.com/2009/06/16/inversion-publica-en-fibra-optica-si-pero/

Usar una tarjeta gráfica como procesador

La empresa Nvidia a lanzado un software llamado CUDA, este software es un sistema revolucionario, capaz de convertir, una tarjeta gráfica, en un procesador.
A través del uso de este software una tarjeta gráfica utilizada como procesador, es capaz de realizar los cálculos de procesado en paralelo, de tal modo que consigue una velocidad de ejecución hasta 400 veces mayor que la de un ordenador sin esta tecnología, incrementándose de este modo la capacidad de calculo para estaciones informáticas avanzadas y superordenadores.

Información ampliada

Denuncia contra Jazztel, Wanadoo y Ya.com por publicidad engañosa

adsl2+La Federación de Consumidores en Acción (Facua) ha denunciado ante la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), el Instituto Nacional de Consumo y la Comunidad de Madrid a Jazztel, Wanadoo y Ya.com por anunciar «de forma engañosa» servicios de acceso a Internet de 20 megas cuya velocidad real es «desproporcionadamente inferior, pudiendo llegar no ya a la mitad, sino a la décima parte de los megas ofertados».

La organización de consumidores advirtió de que las tres compañías inducen a error a los usuarios sobre las características reales de sus servicios, «incurriendo en publicidad engañosa y competencia desleal», ya que se escudan en que incluyen la palabra «hasta» 20 megas en una tipografía «mucho más pequeña».

Por otra parte, el juzgado de primera instancia número 60 de Madrid dejó listo para sentencia el juicio que se sigue por la demanda de Ya.com contra Jazztel por incumplir presuntamente un acuerdo entre ambas empresas que impedía a la firma denunciada ofrecer ADSL a los clientes residenciales. La firma alemana pide una indemnización de hasta 20 millones de euros. Por su parte, la empresa de Leopoldo Fernández Pujals argumenta que dicho acuerdo no estaba operativo y pide que se le exima de toda culpa.

Articulo publicado en: http://www.elpais.es