Digione, la competencia de Xiaomi

«Xiaomi se ha creado muchos enemigos en China. Todos ellos son ahora nuestros amigos». Esas son las palabras del presidente de Digione, Xu Guoxiang, quién asegura que «el éxito de Xiaomi, por la naturaleza cerrada de su modelo empresarial, en el que rara vez colabora con terceros, es una amenaza para muchas empresas chinas, cuya supervivencia está en peligro. Nosotros somos todo lo contrario». Digione es uno de los competidores de Xiaomi en el mercado chino, en el cual se venden 400 millones de smartphones anuales.

Su modelo más barato es el 100A, un dispositivo que incorpora en su interior un procesador que trabaja a 1 Ghz. y que dispone de una pantalla de 4,5 pulgadas de tamaño y una resolución de 960 x 540 píxeles. Su precio es de 399 yuanes, lo que al cambio supone un coste de tan solo 49 euros. Por 24 euros más se puede acceder a adquirir el 100AS, que incorpora un chipset Qualcomm que funciona a 1,2 Ghz, 4 GB de memoria RAM, y cámara HD.

Por último, el buque insignia de la compañía presidida por Xu Guoxiang es el 100+, conocido como el primer Baidu Phone, un terminal que cuenta con dual SIM, pantalla HD de panel IPS y de 5 pulgadas de tamaño, procesador Qualcomm de cuatro núcleos que es capaz de trabajar a 1,2 Ghz, cámara posterior de 8 Megapíxeles con una óptica muy luminosa (f 2.2) y una cámara frontal de 2 megapíxeles. Su precio es de tan solo 99 euros, lo que supone unos céntimos más barato que el Hongmi de Xiaomi, su competencia directa. No obstante, Xu remarca que «nuestro teléfono es mejor».

Digione ha colocado en el mercado asiáticos estos tres dispositivos de bajo coste, los cuales pueden resultar una gran opción a juzgar por sus características  y sobretodo por su precio. Desgraciadamente, no hay noticias sobre la posible expansión de la venta de estos terminales de Digione.

Fuente: El País

La CMT quiere más competencia de banda ancha en Canarias

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) pretende impulsar la competencia de la banda ancha en las Islas Canarias, ya que es una de las zonas en la que ésta es menor.

De esta forma la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) busca que los ciudadanos afincados en Canarias y que quieran disfrutar de banda ancha tengan ofertas similares a las que pueden disfrutar aquellos que viven en la Península.

Su intención es obligar a Movistar para que alquile sus sistemas de cable submarino en Canarias a unos precios más razonables, y hacer que los sistemas alternativos (Canalink y WACS) cuenten con una mayor competitividad y reduzcan, por lo tanto, sus precios minoristas.

En la CMT se tiene en cuenta la alta cuota de mercado con la que cuenta Movistar en la zona y la escasez de alternativas a la multinacional español. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones indica que la cuota de mercado de Movistar en Canarias «es superior a la del resto del Estado: si en la Península se sitúa en torno al 48%, en las Islas Canarias supera el 70%», porcentaje que desde este organismo se pretende reducir.

Pese a que la competencia de los servicios de banda ancha en Tenerife y Gran Canaria han mejorado, la CMT quiere seguir impulsando ese crecimiento, y de hecho ha destacado que otros operadores hayan llegado o se planteen ofrecer su servicio en la zona, como es el caso de ONO, que ya ha ofrecido sus conexiones tanto de 30 como de 50 y 100 Mb para PYMES y autónomos desde febrero de este año.

Ahora habrá que esperar a ver si esta propuesta de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones incita a los operadores alternativos a apostar más por el mercado de la banda ancha dentro de las Islas Canarias, lugar donde se ofrece una de las velocidades medias más bajas del país.

Vodafone quiere que se abra por completo la red de fibra óptica de Telefónica a la competencia

El presidente de Vodafone España, Francisco Román, compadeció el pasado martes día 4 de Septiembre, para repasar la actualidad de la fibra óptica en nuestro país, e instar a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) , para que de un acceso total a las competencia de la red de fibra óptica de Telefónica.

De hecho, la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones anunció en 2009 que Telefónica estaba obligada a compartir su red de fibra óptica con el objetivo de que el resto de las operadoras pudiesen brindar servicios de acceso de banda ancha minorista sobre ella,  a cambio de que la multinacional española dispusiese de la hegemonía en las conexiones de 30 Mbps.

Francisco Román no está de acuerdo con la limitación ya que las capacidades de la fibra óptica en España están por encima de esa velocidad, por lo que considera que se debería tener acceso sin tantas restricciones.

El directivo de Vodafone, ha señalado que hay que agradecer a Telefónica, que invierta, pero que se debe favorecer la competencia desde el principio. Respecto a esto, Francisco declaró:  «Que sentido tiene mantener el límite de obligación en los 30 megas, cuando las ofertas están en por encima», ha manifestado el directivo.

Al mismo tiempo, el presidente de Vodafone, ha recalcado que quiere que no se vea al sector de las telecomunicaciones como un generador «fácil» de impuestos sólo por el hecho de que se manejen flujos altos de dinero.

Román, quiso destacar que  «Es un sector base para el futuro, pero hay que mantener la inversión en unos momentos muy difíciles en los que se cuestiona la inversión en este país”, además de pedir que se elimine la tasa compensatoria para RTVE, que supone que los operadores contribuyan a la financiación del ente público con un 0,9% de sus ingresos.